Categorías
Vitaminas

Vitaminas

La Importancia de las Vitaminas

A grandes rasgos las vitaminas constituyen moléculas realmente imprescindibles para asegurar las funciones vitales de los seres humanos. La mayor parte de estas sustancias no pueden ser elaboradas en forma directa por el organismo, motivo por el cual sólo puede asegurarse su obtención en el marco de la alimentación. En su gran mayoría, las vitaminas actúan como factores o componentes asociados con la actividad de las enzimas, en otros casos, intervienen de forma directa en ciertos procesos metabólicos.

Vitamina A

Esencial en la respuesta inmunitaria, cuenta con receptores nucleares, participa en la formación y mantenimiento de la piel, membranas mucosas, dientes y huesos, formación de enzimas. Actúa como una hormona y es utilizado como diferenciación celular.

Tiene actividad antioxidante, en especial su precursor el beta caroteno.

Sus principales fuentes en la dieta corresponden al hígado, zanahoria, mantequilla de origen animal, espinaca, calabaza, queso.

Los requerimientos diarios de vitamina A corresponden a 700 µg para la mujer y 900 µg para el hombre

Vitamina D

 Actúa como una hormona.

Sintetizada por el hígado  se puede dirigir en la creación de colesterol, o si entra en interacción con los rayos-uv  esta vitamina  no es biológicamente activa. 

Su principal función es estimular la absorción intestinal de calcio y fosfato en el hueso, trabajando conjuntamente en regulación de calcio a nivel plasmático.

Sus principales fuentes corresponden a pescados como salmón, atún, bacalao, la yema de huevo, alimentos fortificados como la harina de trigo, suplementados y el contacto directo con el sol.

Vitamina E

Antioxidante lipofílico, se destaca su función contra arteriosclerosis, riesgo de enfermedad cardiovascular y cáncer.

Este antioxidante ayuda a neutralizar daño potencial de los radicales libres, es importante para conservar la estructura celular y el mantenimiento de la piel, nervios, músculos, células sanguíneas.

La vitamina E incrementa la actividad de la vitamina A, y es almacenada durante periodos más cortos de tiempo con respecto a otras vitaminas liposolubles. La vitamina C y el selenio contribuyen a la absorción de vitamina E.

El exceso de ingestión de hierro, cobre, magnesio y grasas trans inhiben la absorción de vitamina E.

Las principales fuentes de vitamina E corresponden a semillas de girasol, almendras, aguacate, granola,

La deficiencia de vitamina E puede manifestarse en forma de fatiga luego de ejercicios moderados, lenta recuperación de heridas, infertilidad, perdida del tono muscular, entre otras.

Vitamina K

La Filoquinona (vitamina K1) participa fundamentalmente en la coagulación sanguínea, estando presente en factores de coagulación.

Es la mayor forma dietaria de la vitamina y se encuentra en verduras de hoja verde oscura (espinaca, col rizada, brócoli, col de bruselas) lechuga, aguacates, espárragos, perejil, repollo, canola, germen de trigo, cereales, algunos frutos como el kiwi, banana, carnes, leche de vaca, huevos, productos de soja, productos lácteos, hígado y algunos aceites vegetales (soja, algodón y oliva).

La menaquinona (vitamina K2) es producida por bacterias en el intestino grueso. Esta vitamina permite la fijación de calcio (en forma de hidroxiapatita) en la osteocalcina, una proteína constituyente de los huesos.

La IA es de 120 µg/día para el hombre y de 90 µg/día para la mujer.

Deja una respuesta